VISITAS AL BLOG (últimos 30 días).

NUESTROS MILAGROS DE FATIMA.

A lo largo de la historia, la ciudad ha tenido diversos acontecimientos extraordinarios que han marcado la ciudad. Entre ello se encuentran los milagros marianos y curiosamente la provincia gaditana vivió varios milagros protagonizados por la virgen de Fatima y en este fin de semana que se celebra su aniversario voy a relatar sus ¿milagros? "Bueno.....eso te lo dejo según tu fe y creencias".

El primer milagro atribuido en la provincia gaditana ocurriría en Cadiz, en la plaza de San Antonio el 4 de noviembre de 1951, durante la celebración de la semana misionera en la que la virgen de Fatima estaba recorriendo toda la diócesis gaditanas.

De repente, cuando iba finalizando el acto mariano, con la plaza llena de personas devotas, un hombre comenzó  a gritar, se llamaba Pablo Reis, de unos 36 años, mudo de nacimiento y que se quedo después paralitico a los 14 años cuando una botella de gasolina le exploto de camino a su casa, situada por aquel entonces en la calle Vea Murguia.

Según parece, al finalizar la misa sintió un hormigueo por las piernas y comprobó como poco a poco iba recuperando la capacidad de movimiento, de tal manera que salió andando hacia su domicilio llevándose toda la tarde subiendo y bajando escaleras de su casa de vecinos.

Durante días la noticia corrió por toda la ciudad con incredulidad de algunos y alegría de otros, sobre todo de sus familiares y amigos, que confirmaban que durante toda su vida siempre fue mudo y discapacitado, hecho que hay que creer puesto que las casas de vecinos siempre ha sido un lugar donde no se pueden guardar secretos y se sabe todo lo que ocurre en casa ajena.

Según declararía después, antes de comenzar la misa, cuando iba por la calle Veedor ya sentía un extraño hormigueo y cuando acabo la misa, tuvo la necesidad de levantarse de su silla y sus amigos y los que le rodeaban solo podía decir que aquello fue un milagro.

Continuo con otro "milagro" ocurrido en la localidad de Rota donde José Castellanos Pérez, un obrero paralítico fue a ver a la imagen de Fatima que, como en Cadiz, estaba peregrinando por la Villa, el 10 de junio de 1951.

Pues bien, José, de unos 39 años estaba casado y tenia 5 hijos pero ocurrió que en 1947 se puso enfermo y a consecuencia de la enfermedad y los malos cuidados médicos se quedó paralítico del lado derecho de su cuerpo.

Una vez terminada la visita de la virgen, José decidió poner en su casa, en la calle Calvario, un cuadrito dedicado a la imagen y que había decorado con su mano izquierda. En ese instante, Jose noto que estaba recobrando repentinamente la salud y aumentaban sus fuerzas provocando igualmente que sus miembros muertos cogieran mas vida y vigor.

Algunos vecinos contarían en los periódicos consultados que vieron con sus propios ojos cómo José se levantaba y su familiares afirmarían que fueron testigos de una obra milagrosa producida por la virgen de Fatima.

Este hecho, que no comprobado científicamente, fue recogido por la Falange Española de Rota, como cierto y en la puerta de la casa de Jose le pusieron una placa para recuerdo de sus vecinos de la villa de Rota y que pueden leer en la foto adjunta.

Otra historia, también interesante, ocurriría en el pueblo de Doña Blanca donde Manuela Cortés vivía en un cortijo cerca del castillo de Doña Blanca, en El Puerto de Santa María.

Por aquella época había muy poca luz eléctrica y los pobres tenían que calentarse e iluminarse por otros medios, así pues, Manuela usaba candiles de carburo pero un fatídico día, uno de aquellos candiles de carburo se le reventó en las manos quemandole los ojos.

Rápidamente, fue trasladada en taxi al hospital Zamacola de Cadiz donde le atendería el afamado medico gaditano, el Dr. Don José Pérez Llorca pero lamentablemente le indicaría a la familia que Manuela tenia una ceguera irreversible.

La virgen de Fatima por su paso
en el Puerto de Santa Maria.
La mujer cuando escuchó aquellas palabras del medico le entró un dolor y una pena muy grande, se puso a llorar hasta que llegaron a su casa donde se tumbo en su cama sin almorzar hasta que, en un momento, se acordó de un cuadro que tenia y diría con toda su alma: "Madre mía santísima, que yo pueda verte otra vez". Al decir aquello, Manuela sintió como un enorme fuego abrazador le subió de dentro y parecía que le saliera por los ojos, y gritó: "Que veo luz, que veo luz".

En ese instante, su hija asustada le quita los esparadrapos y tenia los ojos sanos. Corriendo salieron para el hospital Zamacola para ver al Dr. Perez Llorca, cuando este vio aquellos ojos curados a las 3 de la tarde que él a las 12 del mediodía había diagnosticado como ceguera irreversible, se quedo pálido y repetía: "Esto no tiene explicación....Esto no tiene explicación ".

Sea verdad o sea mentira, el Dr. Pérez Llorca y el capellán de las Factorías Navales de la Bahía de Cádiz, Padre Jorge Loring firmarían en presencia de treinta y dos testigos formado por hijos, hijas, nueras, yernos y vecinos. El Dr. Pérez Llorca afirmaría cuando iba a firmar el hecho ante notario al padre Loring: “Con mucho gusto firmo el caso de Manuela Cortés pues firmo de lo que he sido testigo”.

Igualmente, también quería que el notario pusiera dicha nota; "Ponga que este doctor es miembro de la Real Academia de Medicina, Presidente de la Sociedad Oftalmológica Española, General Inspector del Cuerpo de Sanidad de la Armada y 30 años Catedrático de Oftalmología".

J.A.G. Fotografía del semanario
Alfa y Omega de ABC.
Para terminar, en el 2006, un peregrino de Cádiz llamado J.A.G. llegaría al santuario de Fátima tras andar 107.000 kilómetros para cumplir una promesa a la virgen puesto que sobrevivió a un naufragio de un pesquero en el que fallecieron 16 compañeros.

Este hombre, por aquel entonces de 67 años, quería dar las gracias a la virgen por sobrevivir a la tragedia que le ocurrió en 1999, cuando el pesquero en el que trabajaba naufragó en aguas de Noruega y toda la tripulación, excepto él, falleció.

Durante un año estuvo hospitalizado tras el naufragio y prometería a la virgen del Carmen, patrona de los pescadores que si se recuperaba del todo destinaría su vida a peregrinar a los lugares santos, cinco años después alternando la silla de rueda con las muletas ser recuperaría.

La virgen de Fatima por su paso
por Huelva
En 2006 decidió iniciar varias peregrinaciones para cumplir la promesa, convirtiéndose en un afamado peregrino, que fue recibido por el Papa Francisco y que también ha hecho escala en el Santuario de Lourdes, en Jerusalén y como no en Fatima.

En definitiva, quitando la ultima historia, tengo que decir que eran tiempos donde el gobierno Franquista y la iglesia se daban la mano, donde no se discutía nada sobre religión y donde te castigaban si no te parabas en medio de la calle para besar la mano de un sacerdote, donde te reñían si no te parabas y te santiguabas en la puerta de una iglesia o donde te exigían tener la confirmación realizada como requisitos para poder acceder a un trabajo. Es decir, como dice el refrán, para definir aquella época "a dios rogando y con el mazo dando"

Pero también tengo que decir que la fe (ya sea religiosa o pagana) consigue que muchas personas se superen y ocurran cosas inexplicables ¿o no? todo se andará ya que la ciencia avanza mucho y se buscará, tarde o temprano, una explicación científica, solo hay que tener fe.

FUENTES CONSULTADAS: LA VOZ DIGITAL, ABC (SEMANARIO ALFA Y OMEGA) , DIARIO DE CADIZ, CANAL SUR TELEVISIÓN (PROGRAMA ANDALUCÍA DIRECTO) Y LOS BLOG VIEJO CHIRIGOTERO 2 Y LA AZOTEA DE CADIZ.

Comentarios